Hablar sobre sexualidad con los hijos , sin herir, sí es posible. Hay una gran barrera para hablar a los niños de un tema que ya está insertado en la vida cotidiana social, pero aún en este siglo 21 donde la tecnología ha tenido una excelente aceptación, hablar de sexo con los hijos o alumnos sigue siendo un tema que paraliza e intimida a la mayoría.

 

No es útil para la niña o el niño que sienta la puerta cerrada o se le evite cuando tenga curiosidad sobre este tema. El silencio deja más dudas.

 

Los niños están más preparados para recibir información sobre su sexualidad, que los padres o maestros para darla. El mensaje de “sin herir” es para ambos, sabemos que los padres se sienten amenazados y sufren de pensar que sus hijos tengan interés en el tema.

Es urgente buscar alternativas, el asunto es que los niños viven rodeados y deseosos de consumir “la moda” que consta de: vestimenta, canciones, bailes, celulares y el acceso a redes sociales dejando una mezcla de elementos que impulsa a los niños a seguir tendencias peligrosas, lo que dificulta pasar por la adolescencia llevando la agenda de deseos de los padres y la de ellos.

 

Cuando reducimos el miedo a que nuestros hijos sepan de su desarrollo, que se les permita comentar con naturalidad sus dudas, que se acepta la idea de que el niño crecerá, que sentirá “enamoramientos” e interés por el sexo opuesto, que suspirarán al ver a esa persona y que incluso estará en riesgo de confundir un proceso hormonal con el “amor”, porque el deseo sexual aparece en su proceso de desarrollo; estaremos recorriendo un camino más asertivo para darles herramientas y evitar que el internet, las amistades o el entorno eduque la forma de manejar la sexualidad en niños y jóvenes.

 

El miedo se reduce con información de calidad. Cómo quiere que sus hijos vean y vivan su sexualidad, estará delineada por lo que vea en sus padres, en su escuela, en sus amistades.  De allí la importancia de tener una filosofía de puertas abiertas ante el tema, Ud. podrá controlar lo que le dice pero no lo que ellos vean en sus compañeros y en el  entorno.

 

Los invito a abrir la ventana, tomar aire y comenzar la tarea de educar a sus hijos también en la sexualidad, con tranquilidad, con información al nivel de ellos, teniendo claro que no son más que dudas y si no sabe, busque ayuda y retome el tema, las ganancias son muchas para ellos y para Ud.

 

 

 

Guardar

Guardar

Hablar sobre sexualidad con los hijos, sin herir